Tu bienestar en la Sierra de Alcaraz

Piedras_y_fachada

En el siglo XVIII, sobre las ruinas del convento, edificaron el embrión de la casa actual. Primero se le dio uso de batán, aprovechando las aguas abundantes para mover los mazos con los que golpeaban paños y lana para darles la consistencia y tacto adecuados.

A finales del siglo XIX principios del XX, modificaron la estructura de las instalaciones para montar un molino harinero de dos piedras. Al dejar la fabricación de harina (1985), la casa cayó en una época de total abandono, hasta su recuperación en el año 2.000.

La rehabilitación del Molino de la Potrera se ha realizado con el propósito de conservar una construcción singular y valorando la importancia de “resucitar” y mantener la memoria viva de este tipo de instalaciones que tuvieron tanta importancia en la vida de las comunidades rurales y en general de las sociedades.